Debí empezar a leer a David Rubín hace mucho tiempo.